Embarazo: ¿que dieta para mujeres embarazadas?

Si bien es recomendable hacer ejercicio durante el embarazo, comer bien también es bueno. Una dieta sana, variada y equilibrada garantizará el correcto desarrollo del embarazo y del bebé y mantendrá la salud física de la mujer embarazada.

En este artículo, comparto contigo algunos consejos para una buena higiene alimentaria para un embarazo exitoso.

Combiner sport, famille et travail | Stimium Sport Nutri-protection

Embarazo: por qué adaptar su dieta

El embarazo es una condición muy especial en la que cada elemento ingerido o inhalado es posteriormente utilizado por otro ser vivo. La salud del bebé está estrechamente vinculada a la madre a través de la placenta .

Esta masa de tejido que se adhiere a las paredes uterinas y que está conectada al bebé por el cordón umbilical, es el lugar de todos los intercambios, especialmente nutricionales. Por tanto, es fundamental adoptar una buena higiene alimentaria para poder satisfacer las necesidades nutricionales tanto de los niños como de las madres.

Además, una dieta equilibrada limitará el exceso de peso (siendo 12 kg el sobrepeso máximo recomendado por los profesionales sanitarios) y limitará el riesgo de diabetes gestacional .

Embarazo: dieta para mujeres embarazadas

Para evitar cualquier situación de carencia, es necesario diversificar su dieta para poder beneficiarse de todos los micronutrientes que el organismo necesita, especialmente durante el embarazo cuando el organismo recurre a las reservas.

Vitamina B9: desarrollo del sistema nervioso del embrión

Los vegetales verdes contienen vitamina B9 (folato) que es esencial para el correcto desarrollo del sistema nervioso del embrión . Para ello, es recomendable consumir verduras de color verde oscuro como espinacas, lechuga de cordero, o incluso diente de león (¡más complicado!), Que contienen grandes cantidades.

Otras verduras como zanahorias, endivias, espárragos y guisantes también lo tienen, pero en menor cantidad. La vitamina B9 también se encuentra en frutos secos como nueces, almendras y avellanas. Las legumbres también lo contienen, pero su consumo debe ser moderado.

Corde à sauter - Quel sport à la rentrée ? | Stimium Sport Nutri-Protection

Hierro: para luchar contra la anemia gestacional

La anemia (falta de glóbulos rojos) es común durante el embarazo.

El aumento del volumen sanguíneo, las necesidades del feto y la placenta son factores que pueden provocar anemia . Por tanto, no se debe descuidar la ingesta de hierro. El hierro permite la formación de hemoglobina (una proteína de los glóbulos rojos que asegura la fijación del oxígeno y su transporte en la sangre) de la madre y del feto .

Es importante puntuar tus comidas con alimentos ricos en hierro como vísceras, carnes rojas, determinadas legumbres, mariscos como las ostras. De hecho, no es raro que los alimentos ricos en hierro también aporten vitamina B9.

Vitamina C: construcción celular del futuro feto

La vitamina C es un excelente fijador de hierro . Además, permite una fabricación de buena calidad de la placenta y las membranas fetales . Las frutas frescas, y especialmente las frutas cítricas, están llenas de ellas. Las mujeres embarazadas pueden y deben consumirlo de forma habitual, al final de las comidas o como merienda.

Vitamina D: construyendo el esqueleto del futuro bebé

La vitamina D aumenta la capacidad del cuerpo para absorber calcio. Por tanto, juega un papel crucial en la mineralización del esqueleto del bebé .

Producido principalmente por el cuerpo cuando se expone al sol, sin embargo, está presente en algunos peces, especialmente en el pescado azul. Favorezca los pescados pequeños como la caballa o las sardinas, y modere el consumo de pescados grandes como el salmón.

La exposición al sol, siempre que sea posible, sigue siendo la mejor solución. Los antebrazos y los pies son las mejores áreas del cuerpo para capturar mejor la vitamina D.

Consuma fibra: conserve el tiempo de tránsito intestinal de las mujeres embarazadas

El embarazo puede ser un período de molestias en cuanto al tránsito intestinal. Para garantizar el bienestar intestinal, la futura madre debe consumir alimentos ricos en fibra: verduras y hortalizas en general, frutas frescas (manzanas y peras para comer con cáscara y por tanto preferentemente ecológicas, plátanos, ciruelas, dátiles. ), frutos secos (orejones, pasas, etc.…) y algunas legumbres.

Yodo: desarrollo de la tiroides y sensorial del feto

El yodo ayuda a que la glándula tiroides de la madre funcione correctamente. Este oligoelemento permite la síntesis de triyodotironina (hormona T3) y tetrayodotironina (hormona T4). Estas hormonas tiroideas juegan un papel esencial en el desarrollo neurosensorial del feto.

El yodo se encuentra en los mariscos y aún más en los mejillones, las ostras y los mariscos.

Embarazo: precauciones alimentarias

La salmonelosis es una infección causada por salmonella, una bacteria que se encuentra en los alimentos crudos o poco cocidos. Los alimentos más comúnmente afectados son los huevos crudos y los productos de huevo crudos.

Otro riesgo, el de la listeriosis. Esta infección puede provocar un aborto, un parto prematuro o una infección neonatal grave. Puede provocar sepsis o infección del sistema nervioso central del recién nacido.

Las recomendaciones del Institut Pasteur para evitar cualquier contaminación : dejar a un lado los quesos crudos con corteza florida (Camembert, Brie), los quesos con corteza lavada (Munster, Pont-l’Évêque ) y quesos industriales rallados. También evite las carnes crudas o poco cocidas, los huevos crudos y los productos de huevo crudos y el pescado crudo.

Estos dos riesgos principales conducen a infecciones poco frecuentes pero, en el contexto del embarazo, pueden tener graves consecuencias para la salud del feto.

EN CONCLUSIÓN

¡Comer bien, sano y de forma equilibrada es la clave para un embarazo saludable! Ayudará a proporcionar nutrientes esenciales tanto para el niño como para la madre.

El embarazo es un período marcado por el aumento de peso, es parte de este proceso de transformación. Sería un error intentar adoptar una dieta para mantener su peso inicial.

Comer mientras se adopta una buena higiene alimentaria ayudará a contener el aumento de peso, evitará deficiencias y envenenamientos y promoverá el desarrollo adecuado de los futuros bebés.