Come grasas buenas: salud y físico

Hay una comunicación permanente en el organismo. Nuestras grasas perciben, reciben y devuelven cierta cantidad de información a través de moléculas que fabrican y que pertenecen en particular a la familia hormonas o ciertas moléculas de señalización.

Por tanto, es importante entender que nuestras grasas producen una serie de moléculas que luego liberan al resto del cuerpo para proporcionar información . Y esta información está muy influenciada, por un lado, por la cantidad de grasa que tenemos en reserva , y por otro lado, la calidad y tipo de grasa que consumimos en nuestra comida.

Problema : cuando tiene demasiada grasa de reserva y absorbe demasiado de cierto tipo de grasa como grasas saturadas, grasas hidrogenadas o un exceso de omega 6, en este momento, generamos una señal que provocará inflamación crónica en todo el cuerpo y en nuestro cerebro.

Esta inflamación crónica alterará los órganos, músculos, tendones, articulaciones, sistema digestivo, incluso nuestra forma de pensar. Entonces es absolutamente esencial controlar esto inflamación crónica, para disminuirla y, sobre todo, para detener su desarrollo perdiendo grasa y consumiendo las grasas adecuadas para influir positivamente en el organismo en lugar de influir negativamente en él y crear inflamación crónica.

4 claves estratégicas para mejorar tu salud y físico al perder grasa:

El sueño regula una serie de factores esenciales relacionados con el metabolismo energético, el control de la saciedad (control del hambre) y también el control emocional. Si no duerme lo suficiente, hay una una serie de desequilibrios hormonales que, a su vez, darán lugar a antojos que serán difíciles de controlar. Luego puede comer alimentos ricos en energía y así limitar su pérdida de grasa o al menos evitar que pierda lo suficiente.

Primer punto: evitar el consumo de azúcares rápidos o muy rápidos, porque esto altera el buen funcionamiento de la insulina, responsable del almacenamiento y liberación de energía. La insulina que funciona mal hace que sea más difícil almacenar grasa y agotar las reservas mucho más de lo normal. En pocas palabras, comer carbohidratos de alto índice glucémico promueve la retención de grasa y limita la pérdida de peso.

Segundo punto, es importante consumir suficientes carbohidratos pero no en exceso y siempre en función del nivel de actividad física diaria y del tipo de deporte que puede haber tenido durante el día. Cuanto más te mueves, más ejercicio haces, más derecho tienes a los carbohidratos de índice glucémico medio o bajo, y menos te mueves, y más este consumo debe ser moderado y controlado.

Pizzas, frituras, platos cocinados y preparados, tortas de aperitivo, toda esta comida es excesivamente rica en grasas malas. Estos alimentos aportan gran cantidad de grasas hidrogenadas (modificadas) muy tóxicas para el organismo, demasiada grasa saturada y un exceso de grasas omega 6. Este exceso de grasas omega 6 acentúa el desequilibrio que existe en las membranas de nuestras células y que a la vez lo contrario debe estar relativamente equilibrado entre suficientes omega 6 y suficiente omega 3. Cuando consume demasiadas grasas malas, altera este equilibrio y acentúa la señal de inflamación crónica descrita anteriormente.

Por lo tanto, estas grasas malas deben reemplazarse por grasas que son mejores para la salud.

A continuación, se incluye una lista no exhaustiva de grasas buenas para incluir en su dieta:

– Aceitunas, aceite de oliva, aceite de linaza, aceite de colza
– Nueces, almendras, avellanas
– Semillas semillas de lino, chía
– Caballa y sardinas frescas o congeladas (evite las enlatadas tanto como sea posible)